Cómo Crear Un Jardín Zen

Jardín Zen para Meditar dónde quieras

El ritmo de vida que llevamos en la actualidad está lleno de estrés, intentamos resolver todos los temas personales, de los hijos, con nuestra pareja y es muy común que luego de ello debamos enfrentar al menos 8 horas de trabajo, 5 días por semana. Es un ciclo de no tiene fin, y que forma parte de la cotidianidad. Como estamos adaptados a disponer de esa agilidad diaria, pasa desapercibido que nos vamos llenando de estrés y muchas veces llegamos al extremo de enfermarnos sin tener presente nuestro accionar diario.

Lo más saludable es buscar vías de escape, que nos devuelva el equilibrio. Algunas personas eligen aprender un idioma nuevo, otras se inclinan por el arte, y hay quienes inician un viaje al interior para reencontrarse con su alma, y conectarse con la energía superior. Todas estas opciones son válidas.

8

De volver a conectarse consigo mismo, traemos la experiencia de Japón, lugar en el cual su cultura está llena de rituales para adorar a Buda. El camino que recorren los japoneses para lograr esta conexión, está lleno de introspección y de meditación. Los monjes Zen, crearon un espacio para lograr inspirar la tranquilidad y así llegar al estado alfa más cómodamente, ese lugar se llama Jardín Zen.

Distinto a lo que conocemos en estas tierras de Occidente, es decir, jardines frondosos con variedades de plantas y de flores con la mayor cantidad de colores posibles; el Jardín Zen viene a ser totalmente lo opuesto. Su belleza radica en la simplicidad, el minimalismo, la escasa presencia de plantas y su gran extensión de arena. Es por ello que nuestro tema de hoy es: descubrir cómo crear un Jardín Zen.

7

Beneficios del Jardín Zen

Tener un espacio Zen, es sinónimo de poseer una herramienta que invita a la calma, a la relajación y a la meditación. Es el lugar donde la paz está concebida con sólo contemplar sus componentes, que evoca al universo a través de colores neutros, formas y distintas texturas.

Materiales de un Jardín Zen

Está compuesto por rocas, grava, arena, un toque de musgo o alguna planta pequeña, rastrillo y en algunas ocasiones por una fuente de agua. Es válido aclarar que las formas acanaladas de la arena es la representación del mar en calma.

Ubicación 

Siguiendo la cultura japonesa, el jardín de contemplación debe ubicarse en la coordenada Este. El tamaño es indiferente, no hay interés en hacer un jardín inmenso o del tamaño de una moneda. Recuerda, “zen” traducido al español significa “meditación”, allí radica su fuerza

Existe infinidad de tamaños para este jardín, desde el patio de una enorme casa, hasta el tamaño más pequeño, utilizado como elemento decorativo en las oficinas. También es común contemplar su imponente belleza en algunos hogares, ya sea en una esquina al nivel del suelo o sobre una mesa, siempre cumplen la misión de invitar a iniciar el viaje interior.

6

Tipos de Jardines de Contemplación

Jardines Zen de Exterior: Se refiere a los que podemos construir en un espacio aledaño a la casa. Estos jardines de contemplación son hechos para ser admirados, por lo cual evitaremos caminar arriba de él, una vez culminado. Para ello, se destina el espacio de meditación a una distancia prudencial, desde donde puedas apreciar la belleza del universo y conectarás con las energías superiores.

Jardín Zen Bonsái: Es el jardín dentro de casa, sobre todo para aquellas personas que viven en departamentos; lo que indica que una de sus características es no ser limitativo en el lugar ni en su tamaño. Su misión es muy clara: brindar la serenidad y relax.

5

¿Te Animas a Elaborar Tu Jardín?

Realmente es sencillo, solo requieres planear el espacio dónde va ubicado. Luego de obtener las medidas, adquiere material de madera para hacer un cajón poco profundo, y si no dispones de tiempo o habilidad, compra uno hecho.

Una vez colocado el cajón, en la coordenada este de tu hogar, colócale una manta plástica que funcionará de aislante entre la arena y la caja. De esa forma te evitarás que la arena permee fuera de la caja y lucirá más impecable.

Bien, ahora le añades primero la grava y luego la arena hasta llenar el cajón. El paso siguiente consiste en la ubicación de las piedras que se agrupan de tres en tres en línea recta o haciendo formas simétricas.

Si es tu gusto puedes incluir troncos, alguna planta pequeña y una fuente sutil. Todo depende de tu planificación y de la creatividad, mientras se respete la línea minimalista y se evite el uso de colores llamativos.

4

Llegamos al último paso, con el rastrillo evoca a las ondas del mar. Puedes hacer las formas como prefieras, lo central es que cuando lo veas nuevamente, recuerdes a las olas del mar.

Para finalizar, puedes acompañar este espacio Zen con un libro de tu preferencia. Aunque ya que estamos tomando un poco de la religión budista, podríamos aprender un poco más de qué se trata y sacar el mayor provecho a tu jardín Zen.

Gracias por acompañar esta relajante lectura, espero que te animes a poner en práctica la meditación y a experimentar lo que es tener tu propio Jardín Zen. Recuerda compartir esta nota con tus familiares y amigos. Hasta la próxima.

También puedes ver:



Deja un Comentario

Leer más
Las Mejores Ideas para Decorar tu oficina

Las Mejores Ideas para Decorar tu oficina: Si en tu oficina tenéis ventanas que den al exterior, procura no tenerlas...

Cerrar